EN BUSCA DEL DORADO EN EL ALTIPLANO CUNDIBOYACENSE

Para empezar, la llamada BiciRegión fue el escenario en el cual se desarrolló nuestro último tour. Ubicada en la Región Central de Colombia, este proyecto de 1800 Km de rutas turísticas está aún en desarrollo. Es un territorio que conozco bien hace años, por lo que combiné algunas de estas rutas con mis propias experiencias.

16 CICLOVIAJEROS PEDALEAMOS DURANTE 8 DÍAS POR EL ALTIPLANO CUNDIBOYACENSE. UNA AVENTURA EN BICICLETA QUE NOS PERMITIÓ DISFRUTAR Y CONOCER UNA DE LAS REGIONES MÁS BELLAS DE NUESTRO PAÍS.

Nuestra aventura inició en Bogotá el Sábado 8 de julio, temprano ascendimos al alto de Patios huyendo del tráfico capitalino. A Sopó casi no llegamos, el paso está restringido (obras en la vía), almorzamos y salimos de allí rápido. Nos desviamos por una vía secundaria a las afueras de Guasca y de allí a Guatavita, meta del primer día.

Además de algunos ajustes técnicos en las bicicletas, el inicio de estas aventuras es un poco raro por lo general. La timidez de algunos fue desapareciendo, las risas cada vez eran más comunes y lentamente también fuimos aclimatándonos. Salimos a cenar en medio de una noche helada y luego a recorrer el encantador pueblito.

BiciRegiónVía entre Sopó y Guasca

Al día siguiente a mitad de mañana ya estábamos en Sesquilé y antes del medio día en Suesca. Algunos fueron al gran muro de escalada, otros nos quedamos a tomar una cerveza en el parque antes del almuerzo. Las primeras cazuelas y cuchucos fueron los platos típicos preferidos, antes de emprender nuestra aproximación a Cucunubá, cuna de Gaitán.

Por mucho que uno quiera quedarse en un lugar, en este tipo de tours hay que avanzar. En Suesca nos desviamos a la Ruta Güecha, la primera de las rutas que haríamos en la Biciregión. Subimos casi una hora para luego deleitarnos con los valles y planicies que antes habíamos pedaleado.

Más arriba a lo lejos divisamos Los Monolitos, formaciones singulares que el tiempo y la erosión han esculpido. Tuvimos tiempo para un par de cervezas más, jugamos Turmequé y conocimos la Laguna de Suesca.

BiciRegiónRuta Güecha en la BiciRegión – Vía alterna entre Suesca y Cucunubá

Mientras que el tercer día de aventura iniciaba, noté como la camaradería ya era el común denominador. En Ubaté un par de paradas obligadas, la Panadería San Antonio y la Basílica del Santo Cristo. Cientos van en bicicleta en Ubaté, es su modo natural de trasporte.

Almorzamos en Fúequene las delicias de sumercé Ana Veloza, antes de cambiar de valle. A 1 ó 2 kilómetros de comenzar el descenso a Susa, el penetrante frío pasó a ser un calor intenso. Un descanso en el parque y rumbo a Simijaca, ya estábamos por salir de Cundinamarca para adentramos en Boyacá.

BiciRegiónLiliana Zapata tomando un poco de sol de Susa | Cundinamarca

Finalmente el esperado Boyacá, la frontera entre los departamentos fue el río Suarez antes de San Miguel de Sema. Ahí no más a un par de kilómetros Ráquira, Tinjaca y Sutamarchán (obvio comimos longaniza). Llegando a Ráquira la ruta Caminos de Arcilla nos recordaba que estábamos en la BiciRegión.

Pedaleabamos felices, ese día llegaríamos a Villa de Leyva, nos esperaba un buen descanso en el bello pueblo patrimonio. Corregimos algunos problemas técnicos en las bicicletas, lavamos ropa, compramos algunos obsequios y caminamos las calles de la villa. Después de 4 días de viaje es bueno darle un reposo al cuerpo, a la mente y al espíritu. Ahí en medio de la parada estratégica, comenzaban a aparecer las percepciones más profundas del territorio que visitábamos.

BiciRegiónVilla de Leyva | Boyacá

Renovados continuamos la aventura, pasamos por Arcabuco y Sotaquirá antes de llegar a Tuta. Desde allí haríamos lo que llaman algunos ciclistas la etapa reina, subiríamos 2 veces en un día a más de 3000 m.s.n.m.

Fueron más de 20 Km al Páramo de Pesca, el oxígeno escaseaba, el viento era fuerte y la vista inigualable. “Arriba en lo alto sonreímos alegremente” decía el filosofo Envigadeño Fernando González. Para él como para nosotros, esa montaña fue la representación de lo que los romanos llamaban humánitas. En el coqueto Iza almorzamos antes de emprender el segundo ascenso por Cuitiva y Tota, íbamos al gran lago. Cuando hicimos cima, llovía copiosamente, cada gota era como un alfiler helado, además el viento pegaba fuerte en la cara.

Llegamos de noche a la laguna de Tota, mojados, cansados, e infinitamente felices. Superar los obstáculos con decisión y perseverancia tiene como resultado una extraña sensación interna. En la cena el brillo en los ojos de todos no se podía ocultar, esta tierra está en el corazón de cada uno de nosotros.

BiciRegiónPrimeras rampas para subir al Páramo de Pesca | Boyacá

Nuestra búsqueda estaba llegando a su final, el último día tuvo un poco de todo. Saliendo de Aquitania un perro, como muchos durante el viaje quería acompañarnos. Llovió, hizo sol y el grupo se dividió en El Crucero pues algunos querían llegar a Villavicencio. Bajamos a Sogamoso, almorzamos en Nobsa y lentamente como quien no quiere que lo bueno acabe, arribamos a Tibasosa.

Finalmente, esta breve y general descripción del viaje, por supuesto que está repleta de anécdotas. Cuando viajas en bicicleta, cada día se vive intensamente y en el sentido más amplio de la palabra. Estoy seguro que a todos nos cambió este tour por el altiplano. Les comparto algunas imágenes más, la ruta y una breve y personal visión de este territorio llamado BiciRegión.

  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión
  • BiciRegión

¿ Y DEL DORADO QUÉ, SI ESTA EN LA BICIREGIÓN?

Para mi el Dorado es todo el Altiplano Cundiboyacense, su geografía, historia y en especial sus gentes. Este territorio de tierras altas y planas está localizado en la cordillera oriental de los Andes Colombianos. Ubicado entre Cundinamarca y Boyacá, lugar donde vivían los Muiscas. Comprende regiones como la Sabana de Bogotá, los Valles de Chiquinquirá y Ubaté, y de Tunja, Sogamoso y Duitama.

La gran mayoría de los Colombianos de esta región viven apegados a la tierra, la aman profundamente y subsisten de ella. Están dedicados a la agricultura y a la ganadería en pequeña escala. Muchos de estos laboriosos compatriotas tienen influencia indígena, son tímidos, ingenuos, respetuosos y en especial honrados. Esta gente representa el oro que muchos buscan, brillan por si mismos y su herencia es más valiosa que el codiciado metal…

RUTA

PATROCINAN EN NUESTROS TOURS

Los tours que ofrecemos te permitirán conocer lo mejor de nuestra gente. Disfrutarás de diferentes expresiones culturales, climas y de la abundante biodiversidad del país. Haremos todo para que viajes cómodo. Te ayudaremos a adecuar tu compañera de aventuras, sabrás que necesitas llevar, como empacar y las precauciones y detalles que un cicloviajero necesita saber.

Además, viajaras con seguro de asistencia y el acompañamiento permanente de un ciclista experimentado. Vivirás una experiencia inolvidable que estamos seguros te va a encantar. Recorre Colombia en bicicleta, uno de los destinos favoritos para los amantes del ciclismo y la aventura.

Acerca del autor:

Carlos E. Carvajal
Soy oriundo de Jardín un pequeño pueblo del suroeste de Antioquia, me gradué como Ingeniero Mecánico, en el cicloturismo incursioné en el año 2006, fue así como conocí Colombia (aún lo hago) y algunos países del sur de América. Me encanta pasar mis días afuera, en la naturaleza y bajo las estrellas...
  • Jorge A Restrepo

    Aunque ya había participado en varios toures con alforjas organizados por PedaleandoAlma, sin lugar a dudas éste ha sido el mejor, no sólo por haber sido el más largo sino por los hermosos paisajes que pudimos disfrutar. Cada una de las etapas “En busca del Dorado” era un tesoro de sorpresas maravillosas por descubrir. La organización fue impecable y la colaboración de todos los compañeros fue permanente. Para mí ha significado romper una barrera, tanto física como mental: a mis 63 años y después de 18 años de haber sufrido un accidente en el que perdí la movilidad del hombro derecho y prácticamente se me prohibió volver a montar en bicicleta, gracias a una nueva “prótesis reversa” que me instalaron hace pocos meses en una compleja cirugía, y a la “máquina del tiempo”: un motor eléctrico que yo mismo le instalé a mi bicicleta con un par de baterías de última tecnología, he podido, no sólo culminar con éxito toda la travesía por Cundinamarca y Boyacá sino que pude prolongar la aventura por Casanare y Meta hasta llegar a Villavicencio sanos y salvos después de recorrer casi 750 kilómetros. https://uploads.disquscdn.com/images/2cb6390a62c4bec5282cf829724d6dc3be1705e882b697a705dea98ad7c02cea.jpg

    • Viviana Lorza Gonzalez

      He vivido por mas de 18 años en el altiplano y había visitado muchos municipios que la ruta incluye…. pero hacerlo como cicloviajera me hizo descubrirlos en toda su belleza y calidez de su gente; vivir rutas únicas, nuevos paisajes en su inesperado esplendor.

      La logística, el diseño de las rutas, hoteles y comidas muy bien establecidas que complementan el disfrute hasta de los imprevistos. Gracias Pedaleando Alma.

      Y para complementar, de una forma excepcional, el grupo que conformamos lleno de compañerismo y alegría.

      Gracias a los patrocinadores¡o

  • Alvaro Castro B.

    Este tour fuera de hacerme recordar viejos tiempos creo que es una de las regiones de Colombia que se debe conocer por sus paisajes , sus gentes, su gastronomía, que rico pedalear por sus montañas uno se divierte apreciando todo su encanto que el cansancio o dificultad que se presentan durante su recorrido pasan a un segundo plano que quisiera uno que los días no pasaran. Gracias Carlos, toda la logística durante el recorrido me parecio excelente y también gracias a los compañeros del clcloviaje por su camaradería que ese ambiente que se genero nos hacia como una sola familia, ese ambiente tan bueno sobre todo cuando compartimos tantos días, espero que nos volvamos a encontrar en los próximos eventos.

  • Juan Alberto Alvarez Saldarria

    Gran experiencia, los amigos que se consigue, gente muy especial, la logística de Carlos Carvajal gran persona, experimentado Cicloviajero que logra que uno decida iniciarse en esta aventura
    La ruta en busca del dorado, es muy linda, paisajes, pueblitos, personas y buena comida

  • Juan Manuel Agudelo Garcia

    Colombia es un territorio hermoso…. Gracias a Pedaleando Alma por permitirnos conocer la majestuosidad de estos lugares, la amabilidad de sus habitantes, las delicias de su gastronomía…. en fin gracias por llenar el baúl de nuestros recuerdos de momentos inolvidables…..

  • Juan Guillermo Valenzuela Hern

    Tuve mucho temor de salir a hacer este viaje. Tenía mil cosas del trabajo en la cabeza, compromisos personales por montón y era mi primera cita ciclística fuera de Antioquia. Dudé mucho. El fin de semana antes de empezar llamé a cancelar porque además de los miedos, mi cuerpo tenía sensaciones de malestar. Afortunadamente Carlos no pudo responder a mi llamada y al final, me decidí a viajar. Ojo con los miedos, pues como dicen por ahí, son el peor ladrón de sueños.

    Los primeros días del viaje me di cuenta que aún tenía temores en la cabeza y lo que fue una mala preparación de la bicicleta antes del viaje, mi cabeza lo asumía como castigo a mi terquedad ante las señales que me decían que no era el momento de hacer este viaje. Interpretaba que el camino me decía que yo no debía estar allí. Pinché la llanta una y otra vez durante los primeros 4 días, esto interrumpió nuestra marcha y me generó mucha inseguridad al rodar, pues aunque el grupo nunca dudó en acompañarme y hasta en una ocasión se devolvieron 3 o 4 km a Susa para darme apoyo, estas dificultades hace que uno sienta pena con el grupo y hacen que durante del camino te estés fijando más en el terreno que pisas que en el paisaje que visitas. Todo se solucionó con un simple cambio de llanta.

    Hoy me alegro por no haber renunciado a tan maravillosa experiencia, que además de conocer más personas que igual que yo, quisieran comerse el mundo sobre la bicicleta, me permitió conocer esta región cundi-boyacense de forma distinta a la que conocía, acercarme más a las personas locales y disfrutar más de cerca la gastronomía de la región. Fuimos en búsqueda del Dorado y lo encontramos, pues ése es el verdadero Dorado, el llenar nuestra memoria de tan gratos recuerdos y mágicas experiencias, disfrutar de los hermosos paisajes de nuestra tierra y encontrar allí la calidez, sencillez y amabilidad de sus personas.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Mensualmente te enviaremos los artículos más leídos en el blog, la programación de los próximos tours y las novedades en productos de nuestra tienda.

No enviamos spam y en cualquier momento podrás actualizar o eliminar tu suscripción.