Desde los años 50 en Estados Unidos cuando surgió la filosofía de la segregación de los flujos, las ciudades han tratado de hacer túneles y puentes para sacar al peatón e incluso los ciclistas de la vía. En el presente se ha cambiado la visión sobre el papel de peatones, ciclistas y los autos en el espacio público. Ahora se propende hacia los espacios compartidos donde todos coexisten.

EL EXCESO DE VELOCIDAD EN LAS VÍAS ES UNA DE LAS CAUSAS DE MAYOR ACCIDENTALIDAD Y LOS CICLOVIAJEROS LO SABEMOS, AL PUNTO QUE MUCHOS DESISTIMOS DE IR A LAS GRANDES CIUDADES Y ELEGIMOS POR LO GENERAL CARRETERAS SECUNDARIAS PARA HACER NUESTRAS AVENTURAS.

Hace algunos años atrás la estrechez, inseguridad y casi que opresión que sentía como peatón, se transformó en comodidad, placidez, bienestar, y digamos que disfrute del espacio publico, cuando peatonalizaron Junin y Carabobo… esa misma y “pasajera” sensación la tengo casi a diario en los trayectos en los que encuentro ciclorrutas o algunas vías con poco flujo vehicular para mis desplazamiento en la ciudad, cuando estoy de viaje más allá de estas montañas todo el tiempo !

Cada vez más personas entienden que primero son los peatones, después los biciusuarios, luego el transporte público y por último los autos particulares, en ese sentido celebro el avance del proyecto de peatonalización en el centro de Medellín, en el que tendremos vías de tráfico calmado o compartido.

Lo que no entiendo es por qué no se implementan estas estrategias en los diferentes barrios de las grandes urbes, en los pueblos, cerca a centros de estudio, hospitales, en fin… donde el uso indiscriminado del espacio público para parqueo, las altas velocidades, la infraestructura preferente para los autos, entre otras variables, nos tiene casi que encerrados en las casas, o en el mejor de los casos arrinconados en las aceras, o sintiendo el rigor cuando nos atrevemos a montarnos en la bicicleta. Estoy seguro de que se tiene el conocimiento técnico y el marco legal para mejorar la movilidad urbana y rural si se quiere, también para modificar los comportamientos y actitudes en aquéllos que utilizan el auto de forma indiscriminada.

¿Pero qué son las Las zonas de tráfico calmado? Son espacios públicos en los que se busca establecer un equilibrio entre las prácticas de la vía local y la circulación del tráfico motorizado. Para tal fin se restringe la velocidad en una vía o en una zona de la ciudad a máximo 30 km/h.

Esto permite la coexistencia segura entre los peatones, los biciusuarios y los autos. Esta velocidad permite detener un auto en menos de 13 metros (considerando un segundo de reacción al frenar) e implica muy bajas probabilidades de muerte para el peatón o el ciclista en caso de un accidente.

Las zonas-30 se pensaron en los años 80 en Holanda para ser implementadas en zonas residenciales. Sin embargo el concepto se ha ampliado a zonas con altos flujos peatonales y de ciclistas, que están permanentemente expuestas al conflicto con el flujo de vehículos motorizados.

COMPÁRTELO