El cicloturismo en Medellín crece rápidamente en aficionados. Es común ver cicloviajeros llegando o cruzando la ciudad, bikepackers, ciclomontañistas y todo tipo turistas en bicicleta. Lo que es halagador, pues junto a otras empresas estamos decididos a seguir promoviendo esta actividad en el país.

SI SU TIEMPO ES LIMITADO Y NECESITA ESCAPAR DE LA CIUDAD PARA RENOVARSE, NUESTRAS MICROAVENTURAS LE ENCANTARÁN. SON SALIDAS CORTAS DE FIN DE SEMANA Y CON UN MÍNIMO DE EQUIPAJE, AQUÍ CERCA MEDELLÍN.

Nuestras pequeñas aventuras son una forma de escapar de la cotidianidad en las afueras de nuestra ciudad. Las diseñamos especialmente para quienes desean viajar en bicicleta sin dejar atrás sus familias y compromisos laborales. Pedalear entre imponentes montañas, el contacto con la naturaleza, el aire puro y amanecer en pequeños pueblitos lo renovaran.

El hecho de que sean cortas permite realizarlas con poco equipaje, las hace asequibles, económicas y fáciles de planear. Además permiten llegar casi a cualquier lugar pues viajamos livianos. Bien sea que pasemos la noche en un hotel, o bajo las estrellas usando la hamaca, las microaventuras le encantarán.

A  cada cicloviajero o bikepacker le ayudamos a adecuar su bicicleta y lo asesoramos personalmente para que viaje cómodo. Nuestros cupos son limitados a 16 aventureros, van asegurados y con el acompañamiento de un ciclista experimentado. Más información sobre todos Nuestros Tours y Microaventuras del año.

cicloturismo en medellinCatalina Giraldo y Daniel H. rumbo a San Jerónimo.

NUESTRA PRIMERA MICROAVENTURA | DETRÁS DEL PADRE AMAYA

El fin de semana pasado el Cerro del Padre Amaya, fue el punto de referencia para esta primera microaventura. Salimos de Medellín por San Antonio de Prado hasta el Chuscal, desde donde descendimos a Heliconia, mientras disfrutamos a los lejos, de algunas de las montañas iconográficas del suroeste de Antioquia. Subimos al corregimiento de Sevilla y desde allí la imponente panorámica de la cuenca del río Cauca estoy seguro nos agrado a todos. Dormimos en Ebéjico y en la mañana del domingo con la fresca, vivimos una intensa y agradable travesía hasta San Jerónimo, desde donde regresamos al Valle de Aburrá.

Esta fue una salida exigente por la distancia recorrida el primer día, el calor y algunos repechos en la ruta. Sin embargo, todos concluyeron la increíble experiencia, que resultó reveladora, incluso para los más experimentados.

Cada minuto vivido fue increíble. Disfrutamos el salir de la ruidosa ciudad y de adentrarnos en una bella y solitaria carretera. En Sevilla un delicioso sancocho hecho en leña nos recargó, antes de llegar a Ebéjico. La travesía del segundo día nos sacó algunas gotas más de sudor, sin embargo, el sendero era mágico y la vista del Río Cauca, única.

A continuación les comparto algunas imágenes. Así mismo, una saludo afectuoso y cálido a cada uno de los 15 aventureros, estamos seguros que viajaremos nuevamente juntos.

  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin
  • cicloturismo en medellin

MÁS SOBRE LAS MICROAVENTURAS

El término «Microaventura» se popularizó gracias a Alastair Humphreys. Hace unos meses lei algo sobre él en un articulo de Ecoturiso Genuino, me dio mucha gracia porque hace tiempo que pensaba en algo así. En el siguiente video (en inglés), para quienes deseen ahondar en el tema, nos explica el origen de las microaventuras:

Es muy buena la idea la del hombre, tanto que fue nombrado aventurero del año por National Geographic en 2012. De origen inglés a recorrido más 74,000 km en bicicleta alrededor del mundo.

Más sobre Alastair Humphreys