Durante su camino, siguiendo más o menos los pasos de Willy Fog, pararon a trabajar en un campo de refugiados camboyanos fabricando prótesis, o en la India en las leproserías de la Madre Teresa en Calcuta. El embarazo de Françoise, a los 8 años de empezar su ruta, no siginificó el fin del viaje, aunque sí un cambio de ritmo.

LA FAMILIA HERVÉ PUEDE CONTAR UNA DE ESAS HISTORIAS QUE DEJA A CUALQUIERA CON LA BOCA ABIERTA. SU VUELTA AL MUNDO EMPEZÓ EN 1980 CUANDO FRAÇOISE, UNA DECORADORA DE 23 AÑOS Y CLAUDE, TÉCNICO ORTOPÉDICO, DE 26, DECIDIERON DEJARLO TODO Y DAR UN PASEO POR EL MUNDO A BORDE DE SUS BICICLETAS.

Pararon unos meses para permitir que tanto madre como hija se recuperaran del nacimiento y después siguieron casi seis años más hasta volver a Francia, donde viven ahora y siguen organizando conferencias sobre estos y otros viajes. En Amazon entre otras tiendas podrás ver el libro que escribieron sobre el viaje.

Fuente: Mujeres Viajeras