Experimentar el amanecer en la montaña es algo que me a gustado hacer desde muy pequeño. En bicicleta lo hago periódicamente, sin embargo, quería ponerle un ingrediente más. Así es que madrugué, llevé todo el equipo de cocina y desayuné arriba en lo más alto de Envigado.

QUE TAL UN PEQUEÑO VIAJE, UNA MICROAVENTURA ARRIBA EN LAS MONTAÑAS, SIN AFÁN. PARA INICIAR EL DÍA, A MITAD DE SEMANA, EN CUALQUIER MOMENTO Y PARA ESCAPAR DE LA AGOBIANTE CIUDAD.

Esta microaventura fue una especie de revelación, siento que abrí una puerta mágica. Hoy muchas cosas me parece que serán diferentes en lo que llamaré mi cotidianidad. Casi que todos podemos estar en lugares de excepcional belleza natural, a pocos minutos de nuestros hogares. ¿Porqué no quedarse ahí en el bosque, cerca al río y sin afán experimentar hermosos e intensos instantes?

amanecer en la montañaReserva Ecológica San Sebastián La Castellana – Envigado

Planearla me tomo muy poco tiempo, mejor dicho un instante. La noche anterior compré avena, manzanas y uvas pasas. Empaqué todo en las alforjas junto con un poco de agua, azúcar, canela y el equipo de cocina. Como estaría a unos 2.500 msnm, agregué algunas aromáticas y un pequeño termo. También una chaqueta impermeable, las herramientas de desvare rápido y las luces, pues saldría de madrugada.

Desperté a las 4:45 de la mañana, me lavé la cara, tomé un vaso de jugo y me dispuse a salir. Subí por el escobero, disfrutaba del aire fresco en la medida que ascendía, recuerdo perfectamente como me perdía en la niebla. Viví el amanecer en la montaña, subiendo a ella, acompañado del canto de los pájaros y un leve viento. A la Reserva Ecológica San Sebastián – La Castellana llegué a las 6:35 am. Descansé un poco y continué hasta llegar a uno de los miradores, allí desayuné y disfruté la mañana…

Una pequeña pero gran aventura compatible con mi ocupada vida, una oportunidad para pasar solo con la naturaleza. Un instante memorable que durará toda mi vida. Un aventura simple, corta, espiritual, ahí en las afueras de Envigado, cerca a casa, un amanecer en la montaña…