CICLOTURISMO DE ALFORJAS. SACA EL NÓMADA QUE LLEVAS DENTRO

El cicloturismo de alforjas y el bikepacking son cada vez más comunes en Colombia como lo evidencié en otros artículos. Incursioné en el nomadismo en bicicleta hace 12 años, tiempo durante el cual experimenté increíbles experiencias y optimicé mi método. En mis inicios conocer otros cicloviajeros me ayudo a ganar confianza y también en la planeación de las primeras aventuras.

SI MONTAS EN BICICLETA HABITUALMENTE, TARDE O TEMPRANO TE VENDRÁN LAS GANAS DE HACER UNA RUTA DE VARIOS DÍAS. TODAVÍA NO LO SABES, PERO ESTÁS A PUNTO DE CAMBIAR TU CONCEPTO DE “MONTAR” EN BICICLETA; VAS A PASAR DE UTILIZARLA COMO UN MEDIO DE MANTENERTE EN FORMA O DE OCUPAR LA MAÑANA, A UN MODO DE “CONOCER” EL MUNDO QUE TE RODEA.

Para ampliar mi visión e ideas busque libros, referentes y manuales que hubieren de otros viajeros. Fue así como llegue a “Viajar en Bici, Un Manual Práctico de Cicloturismo de Alforjas”, escrito por Alicia Urrea y Álvaro Martín. Ellos con el apoyo de la Revista Desnivel pusieron a nuestra disposición su conocimiento y experiencia.

Hoy en su versión digital, la revista comparte un resumen de ideas que facilitaran su incursión en este tipo de cicloturismo. Les comparto apartes los principales consejos y los invito a comprar el libro, les será muy útil.

CLAVES PARA INICIARSE EN EL CICLOTURISMO DE ALFORJAS

“Porque el cicloturismo de alforjas saca el nómada que todos llevamos dentro. Y además es fácil de practicar. En definitiva, lo más importante, lo básico, ya lo tienes: montas en bici. Si aún no perteneces a este club pero rondas la entrada, estos pocos consejos te ayudarán… o eso pensamos.

cicloturismo de alforjasCundinamarca en Colombia | Valle de Ubaté y Laguna de Fúquene

  • Comienza haciendo rutas de fin de semana para probarte físicamente y catar la experiencia. Luego salta a rutas de tres días, más tarde prueba con una Semana Santa… Déjate enganchar poco a poco. No te estrenes con una ruta de más de una semana; puede salir bien o puedes salir empachado y no volver a intentarlo nunca.
  • Empieza con rutas señalizadas sobre el terreno o con información disponible en guías o internet (cuidado con la información que encuentres on line; hay mucho “máquina vanidoso” en la red) y a ser posible con argumento. Seguir un “rastro” añade un plus de interés y nos hace sentir que tenemos un objetivo. [Qué tal esta rutas en Antioquia].
  • Si eres del tipo “me meriendo los kilómetros y los desniveles en rutas de un día”, cambia el chip. Aquí no se trata de ir a tope para llenarte de adrenalina y ácido láctico y regresar a casa a comer, sino de llegar tranquilamente a la meta del día disfrutando del camino con todos los sentidos. El espíritu no es de un piloto de Fórmula 1, sino el de un camionero. Además, la fatiga se va acumulando y si no se administran bien las fuerzas, a partir de tercer día lo vamos a notar.
  • No prepares etapas demasiado largas: sobre el papel es fácil diseñar etapas similares a las que hacemos en salidas de un día, pero hay que tomar en consideración el peso del equipaje, el cansancio acumulado, las atracciones que nos encontramos en el camino y los imprevistos. Calcula etapas que te dejen suficiente tiempo para recuperar. Una media en viajes por terreno “fácil” puede ser 60-70 kilómetros. Si hacemos cicloturismo de montaña, con 50 o 60 kilómetros diarios podemos darnos por satisfechos.

La información previa es necesaria pero tampoco hay que pasarse: es saludable dejar algo a la improvisación y la incertidumbre

cicloturismo de alforjasAfueras de San Rafael en Antioquia, Vereda Arenales

  • No compres lo último y lo más de lo más para empezar. Te aseguro que tu bicicleta de montaña de gama media baja, si está bien mantenida y es de tu talla –esto último es sumamente importante: vas a pasar muchas horas encima de ella–, te llevará hasta donde tú quieras.
  • Si has de gastarte dinero en algo, que sea en un buen sillín y un buen culotte. En cuanto al sillín, acércate a una tienda donde te puedan medir la talla (sí, sí, también en los sillines hay tallas y “sexo”) y te asesoren bien. Y no se te ocurra estrenarlo en una salida de varios días. En cuanto al culotte, cuando vayas a adquirirlo di para qué lo quieres: no es lo mismo estar pedaleando tres horas que siete.
  • Para un viaje de dos, tres o cuatro días no cargues con saco de dormir y tienda, a no ser que sea estrictamente necesario. Planéalo para llegar cada noche a pueblos con algún alojamiento. Además, utilizar los servicios locales nos hace más “agradables” a los ojos de los paisanos, y aunque sea poco contribuimos a la economía de los lugares por donde pasamos.

Unos conocimientos básicos de mecánica te sacarán de los problemas más comunes

cicloturismo de alforjasVía Simijaca – Raquira en uno de Nuestros Tours

  • No hagas comidas copiosas a mediodía y no te pases con las cervezas. Cena pronto y antes de irte a la cama estira y bebe agua con generosidad. En los libros de estiramiento hay ejercicios especialmente indicados para después de pedalear. Es un poco tostón, pero lo notarás al día siguiente.
  • Es muy conveniente hacer un curso básico de mecánica que nos prepare para reparar las averías más comunes: pinchazos, rotura de cables o cadena, etcétera. No necesitamos que sea muy especializado: ten en cuenta que para ser completamente autosuficientes en cuestión de mecánica tendríamos que llevar una gran caja de herramientas.
  • Consulta a información de la ruta –y de lo que la rodea– y estúdiala sobre el mapa. Aparte de que lo vas a necesitar para después, el estudio previo te va a motivar mucho; el viaje comienza antes de dar la primera pedalada.

Sí, también en los sillines hay tallas y “sexo”

cicloturismo de alforjas

  • Elige muy bien tus compañeros de viaje. Es terrible descubrir que nuestros compañeros se aburren o se agotan porque tenemos ritmos muy diferentes, o porque quieren visitar otras cosas o hacer otro tipo de recorrido. Dos es un mal número a no ser que haya mucha compenetración entre ambos; tres es un buen número porque permite la democracia; cuatro tampoco es malo; cinco empieza a ser multitud.
  • Si tienes que transportar la bici en un tren como en Medellín, infórmate muy bien antes de las posibilidades.
  • Transportar la bici en autobuses en nuestro país es una lotería. Si bien a priori casi todas las compañías permiten transportarlas, a menudo hay que convencer al conductor de que nos deje colocarlas a nosotros para que vea que no vamos a ocupar todo el espacio y que no van a manchar al resto de equipajes. Lo mejor es quitar la rueda delantera y colocarla boca abajo en el extremo que tiene la parte más alta. Algunas compañías exigen que vayan “empaquetadas”, aunque esto muchas veces signifique sólo cubrirlas con plástico y un poco de cinta adhesiva. ¡En puentes y Semana Santa podemos tener problemas serios! Muchas veces alquilar un vehículo o enviar las bicis por mensajería al principio de la ruta o a nuestra casa puede solucionar la papeleta.

Vía Desnivel.com | Cicloturismo de alforjas. Saca el nómada que llevas dentro

Por | 2018-05-21T17:45:46+00:00 mayo 21st, 2018|Categorías: AYUDAS Y CONSEJOS, LA PLANEACIÓN|Etiquetas: |Sin comentarios

Acerca del autor:

Carlos E. Carvajal
Soy oriundo de Jardín un pequeño pueblo del suroeste de Antioquia, me gradué como Ingeniero Mecánico, en el cicloturismo incursioné en el año 2006, fue así como conocí Colombia (aún lo hago) y algunos países del sur de América. Me encanta pasar mis días afuera, en la naturaleza y bajo las estrellas...

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Mensualmente te enviaremos los artículos más leídos en el blog, la programación de los próximos tours y las novedades en productos de nuestra tienda.

No enviamos spam y en cualquier momento podrás actualizar o eliminar tu suscripción.